Casita de jengibre (Especial Navidad)

Casita de jengibre Especial Navidad

Hoy vamos a adentrarnos en el mundo de los dulces, algo que suele hacer muy poco ya que no soy especialmente dulcero, pero que de vez en cuando toca hacer algo.

Para los niños estas fechas son más señaladas que para ninguna otra persona, les encanta todas las tradiciones y, como no, están influenciadas también en parte por lo que suelen ver en la televisión, como todos no hagáis muecas, así que estaban pidiéndome hace tiempo hacer una casa de jengibre, ya hacemos galletas especiales con motivos navideños, pero la casa de pan de jengibre no lo había hecho nunca, pero con los niños no hay manera de negarles nada, menos en estas fechas, así que me hice el loco y decidí ponerme manos a la obra. No os voy a engañar, tenía mis dudas acerca de si sería capaz o no de hacerlo, pero al final salió casi perfecta.

Lo primero como siempre, los ingredientes  para prepararlo todo

IMG_3318

500 grm. Harina normal

2 cucharadas pequeñas de jengibre molido

2 cucharadas pequeñas de canela molida

1/4 cucharada pequeña de nuez moscada molida

3/4 cucharada pequeña de bicarbonato de sodio

150 grm mantequilla a temperatura ambiente

150 grm de azúcar moreno

1 huevo

160 grm de miel o melaza

Para decorar

Glasa Real

Empecemos a cocinar

En un cuenco ponemos la mantequilla con el azúcar moreno y vamos batiendo, yo lo hice con una batidora de pasteles, pero lo podéis hacer con las varillas a mano. Lo hacemos hasta que quede bien mezclado y como una crema.

Añadimos la miel y el huevo y seguimos mezclando que se una todo bien.

A continuación vamos añadiendo los ingredientes secos, es decir, el jengibre, la canela, la nuez moscada y el bicarbonato y mezclamos bien.

Ahora vamos añadiendo poco a poco la harina sin dejar de batir, por eso lo hago con la batidora de pasteles, ya que es más fácil ir agregando los ingredientes sin dejar de batir, pero si no la tenemos vamos añadiendo poco a poco y batimos, cuando se mezcle, añadimos más y así hasta hacer una masa homogénea y que quede algo pegajosa.

La amasamos, poco, con las manos y la dividimos en tres partes que envolvemos en papel film y lo dejamos reposar en la nevera unas 12 horas, si queréis lo podéis dejar en el congelador un par de horas, pero yo lo suelo dejar de un día a otro, que es mejor para la casa, para hacer galletas no hace falta tanto tiempo, con una hora en la nevera es suficiente.

Una vez pasado este tiempo vamos sacando la masa por partes, cada una de las tres, y estiramos con el rodillo hasta conseguir dejarla en unos cinco milímetros de espesor, si es algo menos no importa, hasta tres lo podéis dejar, pero no menos, tampoco más, ya que pesará a la hora de montarla y se puede derrumbar.

La masa estirada la vamos dejando en la nevera treinta minutos. Por eso lo hago en tres partes, ya que ocupa menos espacio y además vamos alternando el tiempo y no estamos parados, cuando terminemos los tres trozos habrá pasado aproximadamente la media hora de la primera y así podemos continuar nuestra labor. Si tenemos prisa lo podemos poner en el congelador diez minutos y va más rápido.

Pasado el tiempo cortamos sobre un papel de hornear las piezas. Es fácil encontrarlas en internet, yo las copié de ahí y las hice sobre una cartulina ya que más dura es mejor. Cortamos las piezas con un cutex o un cuchillo de punta afilada, no de dientes, ya que se nos puede romper. Yo utilicé un lápiz de cortar plastilina que tienen los peques y es de punta afilada.

IMG_3327La volvemos a poner en la nevera otros treinta minutos. Todos estos tiempos nos ayudarán a que esté bien dura a la hora de hornear y no se deshaga y será más fácil a la hora de montar la casa.

Lo ponemos en el horno a 170º durante el tiempo suficiente para que se haga. Cuando estén los bordes dorados es el tiempo propio, es difícil con estas galletas ya que al ser oscuras no es fácil de ver cuando está dorado, pero lo notaréis, es importante que no se quemen, el tiempo de horneado dependerá del horno de cada cual, de ahí que no os diga tiempo, yo miré en una página y decían 15 minutos, el mío sólo necesitó cinco, así que vosotros sois los que tenéis que verlo.

Cuando esté hecho, esperamos que se enfríe un poco y lo pasamos a una bandeja de rejilla, ya que queremos que se airee bien y no se pegue.

Pasado un tiempo, unos treinta minutos, podemos pasar a montar la casa. Durante el tiempo que está enfriándose podemos hacer la glasa real, yo no la encontré hecha, aunque hay supermercados que ya la tienen.

Para hacer la glasa real utilicé 75 grm de clara de huevo y fui mezclando poco a poco sin dejar de batir 450 grm de azúcar glass cuando esté casi lista añadimos cinco gotitas de zumo de limón. Tenemos que tener en cuenta que debe quedar pegajosa, ya que lo que queremos es que una las partes de la casa, ahí debemos ver que al fundir dos líneas de glasa no se mezclen entre sí, ya que si se mezcla está muy diluida, si nos pasa esto añadimos un poco de azúcar glass más, así hasta que coja la consistencia que buscamos.

Lo primero que montamos es la base, así pegamos las paredes, para hacerlo ponemos glasa real sobre los filos que se van a tocar, apretamos ligeramente, no muy fuerte que se puede romper, para que quede bien pegado. Pasados un par de minutos ponemos glasa en los filos de la casa donde va a pegar el techo y lo unimos despacio y sin apretar, lo sujetamos durante tres o cuatro minutos y unimos la otra parte, hacemos lo mismo, debe quedar lista.

IMG_3329Ahora podemos utilizar el resto de glasa para adornar la casa como queramos, yo hice con los restos de masa que sobraron al hacer la casa unos muñecos de distinto tipo, para eso también hay moldes de muchos tipos. Como es lógico utilice los clásicos muñecos de jengibre que vemos en todos lados y con la glasa fui adornando todo, quedó muy chula.

Para decorar es aconsejable que hayamos dejado la casa montada y que se seque durante unos quince minutos, ya que podemos hacer que se caiga.

Si sois manitas con la manga pastelera (yo no lo soy) podéis hacer dibujos chulísimos que gustará más a los peques, yo hice lo que pude, ya que entre el tembleque y que no soy mañoso, no podía hacer mucho más.

La masa al principio debe quedar pegajosa, ya que es mejor, no tengáis la tentación de añadir más azúcar, ya que no sólo es para galletas y no debe quedar muy suelta, si no se nos puede caer la casa.

Es importante respetar los tiempos, aunque nos parezca un poco pesado, pero es mejor que la masa esté bien consistente, lo de las medias horas entre una y otra parte es una cosa fundamental para que se ponga bien dura.

La masa puede congelarse y dura bastante, también una vez hecha dura mucho, cuando pasen las navidades os la podéis comer tranquilamente. Este tipo de galletas están muy ricas. En otro post os pondré como hacer galletas con formas de árbol de navidad, campana, bota, estrellas…

Bueno sólo me queda desearos a todo el mundo FELIZ NAVIDAD

Un saludo y hasta la próxima receta de #ChefPepe Disfruten de la cocina 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s